Un submarino soviético hundido hace 30 años desata una alerta nuclear – El Nuevo Dia.com

Los desastre nucleares han provocado miles de muerte a lo largo de la historia.  Sus consecuencias no solo se manifiestan en el momento del accidente, sino que persisten a lo largo del tiempo, ocasionando enfermedades y afectando a las personas que de alguna u otra manera estuvieron en contacto con los agentes radioactivos.

Ahora, la revista Newsweek ha publicado el informe que un grupo de científicos noruegos ha redactado. En este manuscrito, los especialistas lanzaron una seria advertencia luego que detectaran que el submarino nuclear soviético Komsomolets, el cual se encuentra hundido en el mar desde 1989,  presenta un nivel de contaminación radiactiva que supera 100 mil veces el normal.

El trágico accidente del sumergible Komsomolets dejó 42 tripulantes muertos tras un incendio ocurrido en la sala de máquinas. La mayoría falleció producto de la exposición a la radiación, mientras que otros perdieron la vida por hipotermia esperando que llegaran los buques que los rescatarían. En total, 27 marinos lograron ser salvados.

Según el informe noruego, los restos de la nave se encuentran a 5,462 pies bajo el agua, en unas 100 millas al suroeste de la isla Bear de Noruega.

El hallazgo lo realizaron los investigadores tras una expedición a bordo del buque de exploración G.O. Sars, utilizando además un robot submarino para que se introdujera al interior del sumergible.

El submarino, en el momento del hundimiento, no solo contaba con el reactor nuclear utilizado para su propulsión, sino que también portaba dos torpedos nucleares. Cada una de estas armas de destrucción contaba con una ojiva de 3 kilos (6.6 libras) de plutonio 239.

La investigadora del Instituto Noruego de Investigación Marina, Hilde Elise Heldal, señaló que “los niveles que encontramos aquí están en 100 becquereles (Bq) por litro (0.26 galón)”, según emitió el canal noruego TV2.

Más allá de lo preocupante de la situación, los científicos se encargaron de llamar a la calma al señalar que “lo que hemos hallado en esta expedición no tendrá impacto para los peces y el marisco de Noruega. Los niveles de radiactividad en el mar de Noruega son muy bajos y las emisiones del Komsomolets se diluyen rápidamente, dado que el submarino está a 1.700 metros (5,462 pies) de profundidad”.

Go to Google news




Geef een reactie

Het e-mailadres wordt niet gepubliceerd. Vereiste velden zijn gemarkeerd met *